«Cantores de Fonseca»

Opinión Por

“Qué difícil es hacer la paz”, frase que escuchado en más de un centenar de veces a premios nobeles, mandatarios, que han tenido que vivir conflictos en sus diferentes países, a otro le escuché que las sociedades se unen firmemente para hacer la guerra y que se dividen para reconciliarse, algo realmente absurdo, pero desafortunadamente es el caso nuestro.

Para comenzar debemos decir que las últimas semanas el ambiente por parte del país alrededor al proceso de paz han sido de un completo descontento, el gobierno se ha encargado con sus múltiples medidas impopulares desconectar a los ciudadanos con en el anhelo de la paz.

Pero además la incertidumbre económica, los escándalos de corrupción que abundan por estos tiempos, sumado a la desarticulación que vive la fuerza pública hacen pensar que el acuerdo puede resultar muy peligroso si esto no se arregla. ¡Peor no podemos estar!

Para completar de un momento a otro las FARC EP, aparecen en una tarima en un corregimiento del municipio de Fonseca armados hasta los dientes haciendo proselitismo a favor de una asamblea nacional constituyente en medio de varios asistentes, convirtiéndose así en una gran torpeza por parte del movimiento guerrillero, que lo único que termina por provocar es un ambiente de zozobra  dentro de la sociedad colombiana.

Si bien es cierto, es necesario que toda la tropa guerrillera se acoja al acuerdo definitivo para ponerle fin al conflicto, los jefes guerrilleros no pueden aprovechar este espacio para aparecer armados ante la opinión pública haciendo política-armada. Se deben dar cuenta que el pueblo colombiano les tiene un gran repudio por este conflicto y que somos muy pocos los que todavía confiamos en este proceso.

Pero además esta clase de estupideces cometidas por los insurgentes les abre la puerta a los ya conocidos enemigos de la paz, para que armen toda una tormenta de críticas hacia el proceso con mentiras y politiquería a deslegitimar no solo el acontecimiento si no también todo lo acordado hasta ahora en la Habana.

Claro que esto no sucedería, si desde un comienzo el gobierno hubiese realizado unas campañas pedagógicas hacia cada punto acordado en el proceso; pero como eso no se ha hecho y quien sabe cuándo se va hacer, salen personajes como el ya acostumbrado procurador-perseguidor, a decir que estos espacios son ilegales, cuando sabemos que no es así, es un pacto logrado en la mesa de que los jefes guerrilleros pueden socializar los acuerdos alcanzados (sin hacer política armada) a todos sus frentes, de hecho ya se habían realizado cinco encuentros en los departamentos de Antioquia, Putumayo y Caquetá, fundamental para lograr el fin del conflicto.

Por otra parte ya es hora que el gobierno haga un revolcón dentro de su cúpula de asesores y de comunicaciones, realmente es un completo desastre, la pedagogía del proceso no puede ser viajar a la regiones y encerrarse con los alcaldes y gobernadores y 100 asistentes la gran mayoría asesores del gobierno local y nacional, que se convierten en el ya acostumbrado comité adulador y de aplausos, que desconectan al gobierno con la gente; A estas alturas muchos colombianos no tienen ni idea de que se ha negociado hasta el momento y por consiguiente no ha entendido el proceso, para la muestra de un botón todavía la gente en la calle está pidiendo cárcel para los máximos responsables y es claro que en el acuerdo de justicia ya suscrito eso no va existir. ¿En qué estamos?.

Pd: Sigo preguntándome a diario por que no ha iniciado el proceso de paz con Ejército de Liberación Nacional (ELN), no puede existir nada más peligroso que desmovilizar a una guerrilla, pero dejar armada otra.

Pd2: Esta semana la calificadora de riesgos más conocida del mundo Standars And Poor´s, bajó la capacidad crediticia del país a negativa. Pésimo mensaje tanto al mercado como a los inversionistas. Como es habitual esperaremos una respuesta mentirosa y sobradora de nuestro erudito ministro de Hacienda.

 

Abogado y Analista Político, Especialista en Derecho Constitucional, Candidato a Magister en Derecho Administrativo, Docente Universitario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*