CASI SALGO A MARCHAR EL 1 DE ABRIL

Opinión Por

El próximo sábado 1 de abril muchos colombianos saldrán a la calle a marchar, empezó siendo una movilización que invitaba a marchar contra la corrupción, en ese sentido, yo estaba planillado para salir con personas con ideas más conservadoras que las mías para exigir que toda nuestra dirigencia política se comprometiera por una Colombia en la que la corrupción sea inadmisible.

Yo si esperaría que quienes organizaban la marcha contra la corrupción hubieran hecho un acto de contrición con el país antes de liderar semejante causa ¿Los casos  de María del Pilar Hurtado, Andrés Felipe Arias,  Luis Carlos Restrepo, la “Yidis política” o Daniel García que son acaso? Cuando uno es líder tiene que dar ejemplo, hay que rechazar la corrupción en todas sus expresiones, ¿Qué tal eso de que cuando los corruptos son los amigos de uno entonces es persecución política? Pero la causa de la corrupción seguía importándome más y seguía listo para salir a marchar.

Me baje del bus de la marcha cuando vi el video de invitación de Alejandro Ordoñez y Ángela Hernández. No entendí muy bien si para ellos yo podría o no “ser un colombiano de bien” ¿Quién determina quienes no son los colombianos de bien? ¿Ellos? ¿Los prófugos de la justicia con quienes el centro democrático ha hecho política si son de bien, pero yo no por pensar que el acuerdo de paz era una buena oportunidad para el país, o defender la adopción por parte de parejas del mismo sexo no lo era?.

Si se trata de defender a la familia, entonces defendamos a todas las familias colombianas; a las de las madre solteras, a las de padres solteros, a las de abuelos que se hacen cargo de sus nietos, y sí, también a las familias que se forman de una pareja homoparental.

Este país es experto en discutir, pero pésimo para debatir, sin mencionar que usamos cada palabra sin dimensionar lo que estamos diciendo. ¿Les parece que Álvaro Uribe es paramilitar? Pruébenlo ¿Les parece que Juan Manuel Santos es un guerrillero de las FARC? Pruébenlo.

Los colombianos nos acostumbramos a no respetar a las instituciones. Por ejemplo, cuando Donald Trump fue electo presidente el noviembre pasado Hillary Clinton no solo acepto el resultado sino que también asistió a la juramentación de su rival. Barack Obama hizo campaña de frente por su ex Secretaria de Estado, pero cuando el resultado no fue él que hubiera querido igual se reunió con Trump, con esto lo que queda de presente es que Estados Unidos nos dio una lección sobre el respeto que ellos sí tiene por la institución de la presidencia, nada más alejado de la realidad de nuestro caso; Juan Manuel Santos es el presidente de todas y todos los colombianos, incluso de los que no votaron por él, o simplemente no votaron, por lo que como jefe de Estado  no se merece el apoyo de todos, ni mucho menos la aprobación, pero sí respeto de su pueblo. Álvaro Uribe, fue presidente de este país 8 años, también se merece el respeto de todo el país; por que insisto, si a cualquier bando no le gusta el uno o el otro puede cuestionar, puede apartarse por que considere poco ética su gestión, pero no debería ir tildando al otro con acusaciones tan graves a la deriva.

Claro que son Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe los primeros responsables, porque no le queda bien al presidente estar haciendo eco a los cuestionamientos a familiares de Uribe, como tampoco le queda bien al ex presidente replicar mensajes en los que se plantea la cercanía de santos con “la dictadura Castro Chavista”. El presidente que se dedique a gobernar, y el senador que se dedique a legislar.

No más “Uribe paraco en las calles”, no más “Santos dio un golpe de Estado con sus camaradas de las FARC”, porque el debate que necesitamos debe estar por encima de eso. Me preocupa pensar que cada bando sólo culpa a los otros por lo que pasa en el país, nadie toma responsabilidad, y a este paso el populismo también nos va llegar a gobernar en 2018, no se si de izquierda o de derecha, pero populista al fin y al cabo.

Ustedes tiene todo el derecho a marchar, y si alguien violenta sus derechos contaran con muchos como yo que sin ser colombianos de bien, estaremos ahí para exigir garantías para ustedes. Los que hicimos oposición los 8 años del gobierno Uribe, sabemos bien cómo nos quieren estigmatizar, o peor aun, invisibilidad a quienes salimos a la calles pidiendo cambios.  

El sábado yo me quedo en mi casa, leyendo un poco para ver si así puedo llegar a  ser un “colombiano de bien”.

Ñapa… 1. ¡Ah! Si la marcha ahora también es por el alza en las tarifas del Transmilenio ¿Por qué no aprovechan e invitan también a los que están inconformes con el precio del “chocoramo”?

  1. Tengo el presentimiento que todos van a echarle el agua sucia a Roberto Prieto. He escuchado a muchos decir que dentro del gobierno nacional nadie lo defiende, nadie lo considera amigo y nadie quiere estar vinculado a él, sólo la primera dama sigue reconociendo en él a un amigo.
  2. Soy de Arauca, y no vengan a mentirnos diciendo que el cauce del río Arauca ha cambiado por el cambio climático.

Abogado de la Universidad del Rosario con estudios en Teorías Contemporáneas de la Justicia de la Universidad de Harvard. Ha trabajado asesorando a la empresa privada y también en campañas políticas. Estuvo vinculado a la Dirección Nacional Liberal del Partido Liberal Colombiano.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*