CON (EL) CRISTO DE ESPALDAS

Opinión Por

Últimamente ha sonado  la noticia de que el Ministro del Interior Juan Fernando Cristo abandona la cartera política que ocupa desde el 7 de agosto de 2014 y con gran pena hay que decirlo, la decisión del ministro de darle la espalda a algunos proyectos del Gobierno Nacional coloca al  mismo Gobierno y al país, en una coyuntura innecesaria, dada la demostrada destreza  que el ministro Cristo tiene, especialmente con el Congreso.

Sin temor de ser señalado de ser lambón o adulador, habría  mínimo tres situaciones a las que si el ministro Cristo les da la espalda, su desarrollo estaría comprometido.

En primer lugar, la reforma política que el propio ministro impulsó a inicios de este año y que si bien desarrolla parte de lo acordado en La Habana, contiene algunos “miquitos” como el propio Presidente Santos dijo sobre temas que no fueron consultados por Cristo como por ejemplo la votación a partir de 16 años y el voto obligatorio.

Uno esperaría que los proyectos propios no sean defendidos por nadie más que por uno mismo. Tal vez la reforma política de 2017, la más audaz de los últimos tiempos, tenga que verle la espalda a su gestor.

En segundo lugar, la prórroga del fast track, que si bien ha sido algo parsimonioso, no necesariamente por la acción del Ministerio del Interior sino por el propio Congreso, ha representado el mayor desafío del Gobierno Nacional, que el Ministro Cristo ha sabido capotear gracias a su experiencia como congresista desde 1998.

¿Será que el Ministro Cristo le dará la espalda al fast track, la mayor empresa política  y legislativa de inicios del siglo XXI en Colombia?

En tercer lugar y no por ello menos importante, la defensa del principio de igualdad que la Constitución de 1991 estableció y que hoy por hoy se ve amenazado por el referendo de la senadora Viviane Morales y la minoría cristiana fundamentalista promueve en contra de la adopción por personas solteras o viudas y la más reciente propuesta de abolición de la tauromaquia.

Uno no se imagina quien más puede emular la firmeza que el Ministro Cristo ha tenido para defender las libertades fundamentales y la Constitución ambiental.

Sin lugar a dudas algunos pensarán que como reza el adagio popular, “la cara del santo hace el milagro” y puede que en momentos como éstos, la cara de Cristo logre llevar a mejor término los proyectos del Gobierno Nacional y que su lugar en la historia no esté entre los candidatos que se sometan a una consulta interna del Partido Liberal, sino entre los líderes que lograron implementar el Acuerdo de Paz y defendieron las libertades constitucionales en una época de la historia colombiana, particularmente cooptada por la derecha y los fundamentalismos.

Pero, la política es dinámica, afirman por ahí y al parecer al Ministro le interesa más la aventura electoral para las presidenciales que le están metiendo por los ojos algunos de sus asesores, que seguir adelante con la que ha sido la más estable cartera ministerial que ha tenido el Presidente Santos.

Ministro Cristo, si por alguna casualidad lee éstas líneas, no le dé la espalda al país, lo necesitamos en el Gobierno Nacional, no en las calles haciendo campaña.

Zootecnista Universidad Nacional de Colombia, Candidato a Magíster en Producción Animal de la Universidad Nacional. Coordinador Nacional para asuntos de Paz de la Organización Nacional de Juventudes Liberales 2014-2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*