CON LA SALIDA DE BOTERO GANÓ COLOMBIA

Opinión Por

El país lo demandaba, el país lo logro. Los problemas graves de inseguridad nacional, los problemas del Cauca y los anuncios recientes en el Senado en el debate sobre moción de censura de desconocimiento de los resultados de ese bombardeo en la vereda Candilejas de San Vicente del Caguán, Caquetá, que mató a ocho niños, definitivamente no podía hacer posible la continuidad del Ministro de Defensa.

Habían hechos muy graves a lo largo y ancho de Colombia, el de Flower Trompeta, el de Dimar Torres, pero además de la gravedad de estos hechos el Ministerio de Defensa no tenía una explicación válida, es decir, que no sabía explicar los hechos graves que ocurrían en Colombia y esa ineficiencia estaba afectando negativamente a todas nuestras Fuerzas Militares.

A estos hechos se suman una serie de salidas en falso del ahora ex jefe de la cartera de Defensa que desacreditaban su labor al frente de ese importante Ministerio, es una cadena de errores, de declaraciones públicas desacertadas y de imprecisiones que diezmaban y hacían daño a nuestras Fuerzas.

La grave situación de inseguridad que vive el país, la gravedad de los temas en el norte del Cauca, las repetidas masacres y violación de los Derechos Humanos, el baño de sangre  a lo largo y ancho del país hacían insostenible al dirigente gremial que asumió por quince meses las riendas de la seguridad nacional.

A Botero le falto experticia, conocimiento del oficio, pericia, dio declaraciones equivocas y por todo eso no tuvo credibilidad. Fue víctima de un estado de cosas, que lo había condenado esa visión partidista de gobierno y su bancada.

Ojalá esta circunstancia y esta coyuntura de la renuncia del Ministro de Defensa sirva para encuadernar al país, sirva para promover unos consensos básicos, así se mantengan ciertas diferencias partidistas, pero consensos básicos como por ejemplo construir sobre lo construido y seguir la consolidación del proceso de Paz con oportunidades en Colombia, es una gran idea que a todos los colombianos nos convoca y debe convocar al gobierno y a su bancada, cesar los ataques a la Jurisdicción Especial para la Paz, dejarla funcionar a la JEP y a todo el esquema de Justicia Transicional y por ejemplo atender los problemas básicos como lo han planteado la gente en las regiones, las comunidades indígenas del Cauca están comprometiéndose a la sustitución de los cultivos ilícitos, pues que el gobierno les “coja la caña” y en eso respaldamos al señor presidente, también una agenda legislativa no partidista sino nacional, de marcos regulatorios que le sirvan al país en muchos temas como por ejemplo la reforma política, la reforma electoral, la reforma a la justicia, que sea objeto no de un dogma, de una ideología, de una doctrina, sino de un pensamiento amplio nacional. Yo creo que en eso estamos de acuerdo todas las bancadas de diferente espectro político en el Congreso de la República. Ojalá el gobierno aproveche para mejorar estas cosas y no mantenerse en la terca situación de implementar decisiones, actitudes y agendas partidistas.

No nos gusta por ejemplo, la reciente decisión en Naciones Unidas de abstenerse de votar la condena al bloqueo económico de los Estados Unidos a Cuba. No hemos superado la página del Ministro de Defensa cuando salió el canciller a explicar el por qué no hemos sido solidarios con Cuba cuando todo el mundo lo ha sido, con excepción de los Estados Unidos. Todo lo contrario, deberíamos mantener esa línea histórica de Colombia de que se acabe el bloqueo porque Cuba se lo merece, Cuba nos ha dado la mano a los colombianos, ha sido más los encuentros con Cuba que unos pequeños desencuentros que quiere profundizar el canciller, que con esto sinceramente se “pifió” por semejante desafuero internacional. Hay mucho por corregir en esta materia.

Finalmente, con la renuncia del Ministro de Defensa, gana el país, ganan las Fuerzas Militares, ganó el Congreso que demostró su autonomía e independencia, gana también el Presidente de la República que tendrá la legitimidad de nombrar en ese cargo a una persona idónea, que tenga dominio de la tropa, que conozca el país rural y esa otra Colombia que reclama no más pie de fuerza, sino equidad, inversión social y oportunidades.

Toda nuestra solidaridad con los líderes sociales asesinados, con las comunidades indígenas del norte del Cauca, no tenía otra salida el Ministro Botero, todo el país se venía afectando con su mala gestión. ¡lo logramos!

Abogado y Economista de la Pontificia Universidad Javeriana, con una Maestría en Desarrollo Económico de la Universidad de Andalucía. Fue Presidente de la Asamblea de Nariño y Concejo Municipal de Pasto, Secretario de Hacienda de este mismo departamento y actualmente es Senador por el Partido Liberal Colombiano.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*