Crónica de una muerte anunciada

Opinión Por

Esta semana muchos se preguntan, cual es el futuro del Partido Liberal. Ya no podemos acudir al oráculo de Delfos para saberlo; así que lo único que nos queda es la tristeza del tiempo presente de un partido tan antiguo en Colombia, con tanta trayectoria, que ha defendido las causas de la paz, la justicia, las víctimas, las minorías, del medio ambiente, de la equidad social, desde las instituciones y no desde las armas, hoy esta reducido al personalismo, marginado de la competencia política y sin vocación de poder.

Desde hace mucho tiempo advertí lo que pasaría si se tomaban decisiones equivocadas dentro del Partido Liberal, sin ser escuchado. Esta vez, la receta fracasada de 2010 con Rafael Pardo, tuvo como protagonista a Humberto De La Calle, que terminó víctima de César Gaviria y de su decisión de abandonarlo a su suerte, cuando antes de primera vuelta le dijo a Yamit Amat que se irían con el uribismo en segunda vuelta. Por esa razón, el pasado 27 de mayo, los resultados a duras penas alcanzaron el 2% de la votación.

Sin rubor alguno, luego de esas elecciones, el Partido Liberal anunció su apoyo al candidato uribista que representa la antítesis de las ideas liberales y de las causas del liberalismo. Busca montarse en un triunfo que no le pertenece, sin asumir la responsabilidad de su derrota, la urgencia de modernizarse, renovarse y darle oportunidad a nuevas generaciones para que hagan política. Probablemente luego de este anuncio, el partido llegará a unos acuerdos mecánicos con el gobierno de turno, pero definitivamente no logrará trascender el plano ideológico.

Esta es una situación lamentable, el partido al calor de la coyuntura se acomoda para preservar una cuota de poder. La credibilidad y la confianza de sus bases se perdió. El Partido Liberal prefirió traicionar al liberalismo y aliarse con el uribismo, conservatismo, pastranismo… la extrema derecha de Colombia hoy.

Por eso, los invitamos a todos a que nos acompañen a construir un Nuevo Liberalismo que vuelva a ser mayoría en Colombia, pero una mayoría renovada, fresca, incluyente, transparente, de cara a la gente, firme en los principios y convicciones liberales, coherente y consistente, que piense y sienta por el bienestar de todos los colombianos. Como liberal, NO me siento representado por el Partido “ex-liberal”. Si sienten es su corazón la indignación, pero también el fervor de las causas liberales los espero en el Nuevo Liberalismo.

Politólogo del Instituto de Estudios Políticos de París, Magíster en Política Internacional de la escuela de Altos Estudios Internacionales de Francia. Y Magíster en Relaciones Internacionales y Seguridad en la Universidad de Georgetown. Actualmente Senador del Partido Liberal.

1 Comment

  1. Usted tiene la culpa al haber hecho presidente a Cesar Gaviria, quien derechizo el Partido Liberal desde entonces. Es un partido de derecha desde 1990 y eso ha usted jamas le molesto. Ha sido mas liberal el Polo que usted y su partido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*