El Partido Blanco

Opinión Por

Los análisis de los resultados de las pasadas elecciones resaltan mucho lo que pasó en los principales departamentos y sus capitales, donde los grandes derrotados fueron la extrema derecha, que no ganó en ninguno, y los encuestadores que se pifiaron en la mayoría de sus predicciones. Sin embargo hay más hechos relevantes de estas elecciones, entre ellos la preocupante tendencia al debilitamiento de los partidos políticos y del mismo sistema democrático.

Para estas elecciones se inscribieron 116.428 candidatos, y a primera vista este gran número podría interpretarse como un avance de la participación democrática y , pero en realidad los que demuestra es la proliferación de coaliciones y grupúsculos sin ningún proyecto político diferente a la apropiación de los puestos y los enormes recursos de la contratación pública.

Es la única explicación a que se hayan dado coaliciones como las del Partido Liberal con el Centro Democrático, o que Cambio Radical haya hecho 411 coaliciones para alcaldías y 34 para gobernaciones. El Partido Conservador no se queda atrás con 479 y 17 respectivamente.

En los departamentos el 45% de los candidatos se inscribieron por coaliciones o firmas, y obtuvieron 26 de los 32 gobernaciones. En los municipios las candidaturas suprapartidistas o independientes fueron casi el 30% del total y obtuvieron el 45% de las alcaldías, incluidas las de casi todas las ciudades capitales.

Los partidos políticos mantuvieron el control de las candidaturas a concejos y asambleas por la dificultad de hacer coaliciones o inscribirse por firmas para los cuerpos colegiados, pero eso no significa su fortalecimiento sino por el contrario es muestra de su debilidad. En efecto, en estos casos los partidos son solo dispensadores de avales para candidatos con su pequeño feudo de votos amarrados, que sin ningún programa ni ideología se trastean de un partido a otro.

Este panorama se hace peor con la consolidación de caricaturas de partidos como el MAIS el ASI o el ADA, que no son más que una maquinaria repartidora de avales al mejor postor, que llegaron a avalar al 27% de los candidatos.

Que estas tendencias implican un debilitamiento de la democracia se confirma pues a pesar de la enorme proliferación de candidatos, cada vez crece más el numero de ciudadanos que no se siente representado por ninguno de ellos y vota en blanco; hasta tal punto que en el cado de las Asambleas llegó al 16.4%, superando al Partido Liberal que le gano a todos los demás partidos, pero solo logró el 14.3% de los votos.

Este Partido Blanco viene creciendo más que todos los demás. En el 2011 logró el 12.7% de los votos para las Asambleas, el 8% de las Gobernaciones, el 6% de los Concejos y el 3.9% de las Alcaldías. En 2019 subió a 16.4%, 11.2%, 8.2% y 5.1% respectivamente. Es urgente una reforma política de fondo para que sobreviva la democracia.

* * *

ADENDA: ¡Nos están matando!. Es el grito desgarrado de los pueblos indígenas que solo en el último año han sufrido el asesinato de más de 130 personas de sus comunidades. Son ya tantos los asesinatos de indígenas, de líderes sociales y de defensores de derechos humanos, que no es posible seguir diciendo que se trata de hechos aislados, y se requiere una acción decidida del Estado para que cumpla su papel de proteger la vida de todos los ciudadanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*