El Sendero de la Anaconda

Opinión Por

Se está presentando en las principales salas de cine del país el interesante documental “El sendero de la anaconda” dirigido, magistralmente, por el reconocido productor de cine colombiano Alessandro Angulo. Este significativo esfuerzo fílmico se convierte en un documento de infinito valor académico y pedagógico para todos los colombianos, quienes creemos y queremos esta hermosa nación cuyos límites van hasta ese pulmón del mundo que es conocido como la selva Amazónica. 

Después de verla  y de cerrar su presentación con un estruendoso aplauso de todos los asistentes, uno se pregunta acerca de quienes estuvieron en una realización colombiana tan bien  lograda, y debe concluir que este esfuerzo es el resultado de un excelente grupo de trabajo que contó con la presencia de Gonzalo Córdoba como presidente de Caracol Televisión, de la dirección de Colciencias, de  Wade Davis quien relató la existencia de esta enigmática región, donde estuvo por muchos años su maestro de la Universidad de Harvard, el científico y botánico que clasificó centenares de plantas de la Amazonía, Richard Evan Schultes. De igual forma, lo hizo Martín Von Hildebrand, sociólogo norteamericano, quien lleva mas de 40 años trabajando con las comunidades indígenas del Amazonas y cuyo padre fue uno de fundadores de la Universidad de Los Andes y amigo personal del gran científico alemán Albert Einstein.

Es un fascinante recorrido que parte desde Bogotá y va penetrando lentamente la majestad de la selva Amazónica, mostrándola en todo su esplendor y su belleza. El contacto con las comunidades indígenas se da en un plano de respeto y consideración con sus formas de vida, protectoras de la naturaleza, de su cultura en general, sus ritos religiosos, sus formas de cultivar la tierra, muestra esa reverencia de los mayores indígenas por la naturaleza, sus ríos y sus animales.

Con mucha honradez sus protagonistas plantean que este viaje pedagógico fue posible, gracias a los Acuerdos de Paz que el presidente Juan Manuel Santos logró con el ya reinsertado grupo guerrillero FARC-EP, quienes por más de cincuenta años patrullaron y cuidaron las selvas, impidiendo la explotación maderera y minera. Por esta razón, piden a las autoridades nacionales la urgente necesidad de cuidar estos santuarios ecológicos de los depredadores de los bosques en que se han convertido las mineras transnacionales.

El Sendero de la Anaconda enseña que la humanidad nació en el rio Amazonas, hace miles de años. Allí nacieron los hombres y los espíritus. Unos hombres se quedaron y otros partieron para Europa, África, Asia y Oceanía. En las orillas del río nacen los animales que vuelven todos los años en pos del camino de la energía limpia. La energía limpia sostiene la vida en el Amazonas donde viven más de 400 grupos étnicos. Para ellos el Sendero de la Anaconda, parte desde las aguas del rio Amazonas, atraviesan Brasil, Venezuela, Colombia, Perú y llega hasta la cordillera de los Andes en forma de agua condensada en las nubes, se descarga en la cordillera de los Andes y nutre todos los ríos que nacen desde estas vertientes montañosas e inician su largo camino hacia el mar.

El mensaje mas profundo que deja el documental, es que en el fondo de la selva amazónica están los saberes ancestrales que si sabemos encontrarlos enrumbaran al mundo en el camino de la superación de tantas agresiones que hemos hecho a la madre naturaleza y podremos encontrar las claves de una profunda filosofía que nos ayudará a superar el cambio climático que ya llegó y que trae devastadoras consecuencias para todo el ecosistema. 

Este brillante documental es también un merecido reconocimiento a profundos pensadores extranjeros que concedieron gran valor a nuestras sociedades indígenas desde hace muchos años. Vale la pena destacar al gran investigador Alexander Humboldt quien visitó nuestras tierras y estudió nuestras plantas con verdadera dedicación científica. En tiempos más reciente, el gran antropólogo austriaco Gerardo Reichel Dolmatoff, quien estudió nuestras comunidades indígenas como ninguno otro, dejando múltiples y valiosas enseñanzas como esta: “En realidad la cosmología Tukano es una forma de análisis ecológico, de manera que la religión es funcional con la conservación y reproducción del medio ambiente”. Bajo esta perspectiva, el chamán o sacerdote indígena es un ecólogo, una de cuyas funciones es la gestión y conservación de los recursos de la selva.

Una de mis especiales recomendaciones es, por favor, vayan a ver “El Sendero de la Anaconda”.

NOTA LUCTUOSA:

La escalofriante racha de crímenes atroces contra los dirigentes sociales y de Derechos Humanos no para en nuestro sufrido país. Cuando terminaba de redactar este artículo, recibí la dura noticia: En el departamento de Santander, más especialmente en el municipio de Floridablanca, fue asesinada la joven profesional del Derecho y líder social Dra.  Yamile Guerra. 

Solicitamos encarecidamente a la Honorable Corte Penal Internacional (CPI) hacer presencia en Colombia antes que los asesinos acaben con esta mínima expresión de Estado Social de Derecho.

Vicepresidente del Comité Permanente de defensa de los DD.HH. Fue Embajador de Colombia en Europa. Trabajó en el Programa de Paz de la Universidad Pedagógica de Colombia, y es un reconocido defensor de Derechos Humanos.

2 Comments

  1. Excelente análisis Alonso y como siempre estoy totalmente de acuerdo contigo, también comparto conmovida tu nota final. Un abrazo y compartiré con mis amigos tu columna.

  2. Muy bien con su reportaje Alonso, debemos insistir ante la comunidad internacional para que en Colombia se desenmascaren los responsables de los crimenes de lideres sociales y reinsertados. Esto no puede continuar….

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*