El yugo clientelista que somete a Colombia

Opinión Por

El pasado 27 de julio se cerraron las inscripciones de candidatos para las elecciones locales de octubre. En total, se inscribieron 121.194 candidatos: 179 para gobernaciones, 5.270 para alcaldías, 334 listas con 3.702 candidatos a asambleas, 9.650 listas con 97.844 candidatos a concejos y 14.199 para juntas administradoras locales.

Los colombianos tenemos la responsabilidad de elegir a los gobernantes regionales y locales del próximo cuatrienio. La tarea no es fácil y el reto es grande. Debemos informarnos sobre el perfil, trayectoria pública y privada de los aspirantes, para concluir si son idóneos. Además, deben cumplir con los estándares morales y éticos que acaben con la cultura del “todo vale” y «el fin justifica los medios».

El principal veedor de las elecciones es el ciudadano que tiene la oportunidad no solo de votar, sino de denunciar las irregularidades que encuentre. Desafortunadamente los partidos políticos hace rato dejaron de tener conciencia al momento de dar avales y continúan irresponsablemente ungiendo a los mismos caciques y gamonales, al que más votos clientelistas represente sin importar su trayectoria o ideología. Los partidos avalan personas cuestionadas y condenadas por delitos como parapolítica, narcotráfico y fraude electoral. Los implicados no tienen pudor ni vergüenza, asaltan y engañan a las personas en su buena fe.

Estamos cansados de la politiquería, las prácticas clientelistas y corruptas, el caudillismo y la maquinaria. Todas estas maniobras de la clase política para perpetuarse en el poder, deterioran las instituciones democráticas y nos condenan al subdesarrollo, que hoy nos ubica como uno de los países más inequitativos y desiguales del mundo.

No podemos permitir que criminales continúen apoderándose de la política y cooptando el poder. Traicionan la voluntad popular, se roban los recursos públicos y se burlan de la confianza que la gente esperanzada pone en ellos. Tenemos la obligación ciudadana de informarnos y votar a conciencia.

Exsenador de la República. Politólogo del Instituto de Estudios Políticos de París, Magíster en Política Internacional de la escuela de Altos Estudios Internacionales de Francia. Y Magíster en Relaciones Internacionales y Seguridad en la Universidad de Georgetown.

1 Comment

  1. EL PUEBLO COLOMBIANO TIENE TAN ARRAIGADA SU CONDICIÓN DE ESCLAVO Y SUMISIÓN AL AMO Y VERDUGO, QUE POR MÁS QUE LE HAGAN VER EL CAMINO CORRECTO SIEMPRE ESCOGE EL QUE LE INDIQUE EL OPRESOR ASÍ VAYA EN CONTRAVÍA A SU BIENESTAR.
    CON ENGAÑO PREFIRIÓ EL NEFASTO NO A LA PAZ Y OPTO POR LA GUERRA.
    VOTO PARA PRESIDENTE POR EL CANDIDATO QUE SEÑALO URIBE A SABIENDAS QUE SERÍA SU VERDUGO.
    Y AHORA DECIDIÓ NO VOTAR LA CONSULTA ANTICORRUPCIÓN, SIGUIENDO LOS SEÑALAMIENTOS DE SU AMO Y PREFIRIÓ MÁS BIEN PERMITIR QUE LO SIGAN ROBANDO Y ESTAFANDO.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*