Grave Patrioterismo

Opinión Por

El Fallo es injusto

Fue la primera expresión que escuché una vez terminada la audiencia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a lo que debo decir que esa expresión responde más a una condición moral que jurídica.

La justicia siempre deberá responder a la condición por la cual fue creada y es “Dar a cada quien lo que corresponde”, no se puede juzgar si el fallo de la Haya es justo o injusto; Lo que se debe analizar de fondo es si el fallo obedece o no a derecho, craso error en que nuestras autoridades gubernamentales cometieron, porque de acuerdo a todas las expresiones escuchadas en estos días, son más políticas que jurídicas, tratando de esconder todos los errores cometidos en este largo proceso.

En mi opinión todos los gobiernos desde 2001 son directamente responsables del fracaso internacional en este litigio, desde el gobierno del Presidente Andres Pastrana que acepto la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia, pasando por el gobierno de Álvaro Uribe quien desconoció el fallo del 13 de diciembre de 2007, donde la (CIJ) señalaba como límite marítimo el meridiano 82 y nos daba la razón después de años de controversias jurídicas.

Por consiguiente luego de cinco años más de pleito jurídico en la (CIJ) llegó la sentencia de 2012 donde nos dieron el 70% del espacio marítimo en disputa, además nos refrendaron la soberanía sobre todo el archipiélago de San Andres y Providencia, logró además crear un límite inexistente que se había desconocido desde 2007, el camino más fácil que debió hacer el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, era abrir una puerta diplomática con Nicaragua para negociar un tratado que nos permitiera salir de este pleito.

Básicamente desde el fallo del 2012 hasta el pasado jueves nos dedicamos como dicen en mi tierra hacernos los “Pingos” con el cumplimiento del fallo, los grandes sabios de Harvard University que rodean a este gobierno les pareció fácil decir que lo mejor era demandar el pacto de Bogotá para no cumplir la sentencia, temo decirles a estos científicos que así se hubiese realizado la demanda del pacto la sentencia era vinculante por la sencilla razón que al momento de proferida estaba vigente el mencionado tratado.

Por eso no me sorprendió que la (CIJ) tomara la determinación de revisar los dos nuevos casos presentados por Nicaragua, ya que referente a la primera petición que está relacionada con el incumplimiento a la sentencia del 2012, era apenas lógico que después de un pleito jurídico la parte que gané reclame el cumplimiento de su respectivo fallo; Lo más grave para nuestro país es la revisión de la segunda petición donde piden extender 200 millas la plataforma continental, que en palabras sencillas es la extensión del subsuelo marítimo.

Frente a la segunda petición debo manifestar que lo único coherente que se ha dicho en estos días a manos del gobierno es que la (CIJ) no puede aplicar un tratado internacional que no hemos suscrito, eso es totalmente cierto, pero también se debe decir que la defensa colombiana cometió el gravísimo error de no manifestar en las excepciones preliminares: (Que es la oportunidad que tiene un estado de objetar la admisibilidad de una demanda o la competencia del Tribunal para conocer un determinado caso); Nuestros abogados olvidaron por completo decir en la respuesta de la demanda que nuestro país no hace parte de la convención del derecho del mar y que la plataforma continental extendida no se nos podía aplicar, queda evidenciado un error y una gran responsabilidad de nuestra defensa.

El escenario no puede resultar peor con la determinación del Presidente Santos de manifestar que Colombia no seguirá compareciendo a la Corte Internacional de Justicia, como si eso solucionara el problema, por el contrario lo agrava para los intereses de nuestra nación; Con o sin nosotros el alto tribunal fallará.

Siempre creí que Colombia era un estado de derecho, que respetaba las decisiones judiciales por difíciles y contrarias que fueran; “Dura es la ley, pero es la ley”, pero desafortunadamente desapareció este concepto desde el pasado jueves, ahora hace carrera para nuestros diferentes líderes la concepción de que si la sentencia me favorece la acato, y si me es contraria la desconozco.

Pd: El gobierno Santos y los partidos de unidad nacional cayeron en la trampa y mordieron el anzuelo de sus opositores Uribistas, legitimando la idea de desatender las decisiones de los organismos internacionales. Eso nos va a costar que la comunidad internacional le empiece a negar cualquier ayuda frente al proceso de paz.

Pd1: Mientras Colombia ha gastado más de $22.000.000 millones de pesos en abogados para que asuman la defensa ante (CIJ), Nicaragua solo ha tenido un abogado el Dr. Carlos Arguello experto en pleitos internacionales desde hace más 25 años, la enseñanza: es tener más juristas expertos, que abogados políticos, así no sean de Harvard University.

Abogado y Analista Político, Especialista en Derecho Constitucional, Candidato a Magister en Derecho Administrativo, Docente Universitario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*