Las juventudes ya no somos el futuro, somos el presente

Opinión Por

El pasado fin de semana, el Partido Liberal Colombiano realizó su proceso de consulta interna para la conformación de los espacios de decisión en las distintas entidades territoriales, denominados Asambleas Liberales; dichas Asambleas son las encargadas de elegir de manera interna a los miembros de los Directorios Liberales en cada uno de los respectivos territorios.

De manera adicional en dichas elecciones se eligieron las Asambleas Departamentales de Juventud en los 32 departamentos y en el Distrito Capital y los Concejos Municipales y Locales de Juventudes en los 596 municipios y en las 20 localidades de Bogotá dónde se habilitaron elecciones.

En total, entre todas las listas que se presentaron para todas las Asambleas de Juventud se suman 110.213 votos, incluyendo los votos blancos tanto en físico como electrónico, lo que ubica a la Organización Nacional de Juventudes Liberales- ONJL como la más grande organización juvenil partidista en Colombia que elige a través de democracia participativa a sus dirigentes a nivel local, municipal, departamental y nacional.

¿Hay alguna otra organización de partido o movimiento nacional similar que tenga ese mecanismo? Lastimosamente no, y por ello, esos 110 mil votos deben ser 110 mil razones que respalden varios hechos políticos que los y las delegadas juveniles al Congreso Nacional de Juventudes Liberales deben considerar.

De acuerdo con la Resolución 3898 de 15 de mayo de 2017, (consúltela aquí: http://partidoliberal.org.co/assets/files/38980001-1495120309.pdf) modificada por la Resolución 3927 del 26 de julio de 2017 (consúltela aquí: http://partidoliberal.org.co/assets/files/res-3927-1501115401.pdf), el próximo Parlamento de Juventudes y el próximo Congreso Nacional de Juventudes tendrán en sus manos varias decisiones importantes que marcarán el presente y el futuro de la organización social más activa del Partido Liberal, por lo cual esos 110 mil votos de jóvenes militantes, deben traducirse en tres hechos políticos concretos.

El primer hecho, es que el Parlamento Nacional de Juventudes, que es el máximo órgano de representación de la ONJL entre Congresos, elija un Director o Directora Nacional de Juventudes que sea digno representante de las regiones (y que provenga de alguna de ellas, por supuesto) como ha sucedido en los congresos anteriores y que por sobre todo, sea capaz de liderar junto con los miembros del Parlamento, a la Organización Nacional en la próxima contienda electoral presidencial.

El segundo hecho político, es que el Congreso Nacional apruebe y defienda a toda costa una reforma estatutaria que garantice el aumento del presupuesto para las actividades propias de las Juventudes Liberales, la participación real y efectiva en la toma de decisiones al interior del Partido y la reestructuración interna de la Organización.

Finalmente el tercer hecho político es la construcción colectiva de la agenda programática de las Juventudes Liberales que deberán ser aprobadas finalmente en los Foros Programáticos del Partido.

Y en éste punto, es muy importante que la ONJL sea capaz de construir una agenda que atienda la construcción de paz ciudadana, el fomento de la participación ciudadana juvenil en la construcción de políticas públicas de juventud y la exigencia de la garantía de los derechos juveniles en todas las entidades político administrativas de Colombia, todo ello en aras de formar/aportar a la constitución de un nuevo ciudadano más propositivo y participativo en los asuntos que le son cercanos.

Ojalá y los asambleístas de juventud, entiendan que tienen 110 mil responsabilidades que atender y que en sus manos está el presente del Partido Liberal Colombiano.

Zootecnista Universidad Nacional de Colombia, Candidato a Magíster en Producción Animal de la Universidad Nacional. Coordinador Nacional para asuntos de Paz de la Organización Nacional de Juventudes Liberales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*