MAGISTRADOS CON PIEL DE OVEJAS

Opinión Por

Esta semana una vez más la Corte Constitucional nos regaló un fallo en el que, por lo general cuando son coyunturales, prima más la agenda política de sus magistrados que su propio conocimiento. Muchos de ellos dicen una cosa en salones de clase o en sus diferentes libros, pero en la práctica misteriosamente cambian de opinión, al mejor estilo de la ‘Chimoltrufia’ “como digo una cosa, digo la otra”.

Pero claro, esto no hubiera sido posible sin la ayuda del gobierno, que a estas alturas todavía no entiendo, ni mucho menos comprendo, cómo apoyó a Cristina Pardo y Carlos Bernal, para la magistratura constitucional. La primera se caracteriza por estar impedida en todos los temas de paz, debido que desarrollo gran parte de la arquitectura del acuerdo; el segundo es un académico respetado que se vendió como gran “liberal”, pero resultó todo lo contrario. Razón tienen los que dicen que la mayor virtud que tiene un juez constitucional es ser ingrato con sus electores, el magistrado Bernal es una muestra clara de ello.

Para aquellos que celebran el triunfo del fallo en contra del “FAST TRACK” y que afirman que este es el reflejo de la dictadura CASTRO-CHAVISTA-GAY, les tengo una mala noticia: el fallo de la Corte fue para los enemigos del acuerdo una victoria pírrica, debido a que la decisión del alto tribunal declaró la constitucionalidad del mecanismo para implementar los acuerdos, y solo modificó los aspectos de trámite que de por sí ya uno existía y se implementan a diario en el Legislativo, como es la votación en bloque de algún articulado de los diferentes proyectos que se presentan.

Tampoco es cierto, como lo aseguran los señores fanáticos del uribismo, que el fallo le otorga la facultad al legislativo de modificar los acuerdos. GRAN MENTIRA. Claramente en los numerales H y J del Acto Legislativo, la Corte lo que manifestó en su sentencia es un cambio en la forma de cómo se van aprobar las diferentes reformas, de hecho le otorga al Ejecutivo la facultad de objetar las leyes “Para preservar la esencia y fidelidad del acuerdo”, palabras más palabras menos señores fanáticos, el Congreso no lo puede modificar.

En mi opinión los numerales H y J nunca fueron inconstitucionales, ni tampoco sustituían la carta política, no modifica ninguna esencia de la misma, el solo hecho que el legislativo por una mayoría absoluta haya establecido un mecanismo “TRANSITORIO”, para el desarrollo del acuerdo, era completamente legítimo y no cambia absolutamente ninguna competencia. Es por eso que la Corte Constitucional, de una manera errada o política, le hace una mala interpretación al concepto sustitución.

La decisión lógicamente coloca una pequeña dificultad para desarrollar los acuerdos, pero no será el fin de la “PAZ”. El FAST TRACK” vive jurídicamente y tiene hoy mayor fuerza normativa, el nuevo procedimiento puede darle mayor debate, mayor legitimidad a las diferentes reformas que se presentan, pero puede convertirse en un gran impedimento para algunas reformas cruciales que se avecinan, como lo son la reforma agraria y el tema del presupuesto para el sostenimiento del posconflicto.

Estas reformas son una necesidad sobre todo la que tiene que ver con la reforma rural. Diría que es la columna vertebral del sostenimiento del fin conflicto, el tema de la tierra, la distribución equitativa de la riqueza y el acceso a la propiedad han sido la causa fundamental de nuestro conflicto armado, máxime cuando el último estudio de la CEPAL demuestra que en Colombia el 80% de la tierra está en manos del 13% de los propietarios, algo realmente aterrador.

Dependerá de la seriedad del gobierno y de la lealtad de los legisladores que se pueda sacar adelante lo que falta del acuerdo. Que este baldado de agua fría sirva para aprender del error que representa elegir a falsos jueces que se hacen pasar como ovejas, cuando en realidad son verdaderos lobos. Quedan dos vacantes, ojalá no la vuelvan a embarrar.

 

“Siempre la mala paz es mejor que la Guerra” (Marco Tulio Cicerón)

Abogado y Analista Político, Especialista en Derecho Constitucional, Candidato a Magister en Derecho Administrativo, Docente Universitario.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*