“Malas leches”

Opinión Por

Un momento que quedará enmarcado en la historia de Colombia fue el acuerdo logrado entre el Gobierno del Presidente Santos y la Guerrilla de las Farc-Ep donde colocó punto final al conflicto armado colombiano.

Una guerra de más de 50 años, que nos dejó en cifras aproximadas, más 300.000 mil colombianos muertos, más de 6 millones de víctimas, y un gran centenar de desplazados, es decir ¡cesó la horrible noche!

A partir de la firma de este gran acuerdo se cierra el ciclo que había quedado pendiente con la carta política del 1991 donde se lograron grandes acuerdos de paz, y se le abre la puerta a una nueva concepción de la cultura política en nuestro país, la Guerrilla de las Farc-Ep renuncia a la utilización de la lucha armada como mecanismo político, entra a la vida civil, sometiéndose a la institucionalidad como mecanismo democrático de participación en el libre examen de las ideas.

Este Proceso se debe desarrollar en 180 días, es decir 6 meses aproximadamente, que tendrán como fin 23 zonas veredales de transición, donde se desarrollará lejos de la población civil, la entrega de armas y la desmovilización de todos los frentes guerrilleros. Un acuerdo realmente muy completo que recoge no solo la seriedad de una negociación sino también el acompañamiento de la organización más importante en materia de seguridad mundial como es la Organización de Naciones Unidas –ONU.

Pero como nada es perfecto, ni tampoco color de rosa, mientras muchos colombianos celebrábamos, al mejor estilo de los aguafiestas, un grupito de políticos encabezados por el innombrable AUV, periodistas, medios de comunicación, e idiotas útiles, salían hablar cuánta barbaridad se les ocurría en el marco de una descontextualización que raya o se aproxima con la locura.

Que se tilde de reality show al acuerdo logrado el pasado jueves por periodistas como María Isabel Rueda es realmente paupérrimo, entre tanto qué fue lo que estudió M.Isabel para creer que Banki Moon, el Presidente Obama, el delegado de la Unión Europea, y los 6 jefes de Estado que acompañaron el evento se prestarían para tal Reality, definitivamente Apague y vámonos con este Periodismo sesgado y lleno de odio.

La periodista María Isabel hubiese escuchado el día jueves a una oyente de su emisora, llamada doña Patricia, una mujer habitante del sur del Cauca que entre lágrimas manifestaba que sus tres hijos los había perdido en esta guerra, dos en el ejército y uno en la guerrilla, Doña Patricia también manifestó en esta entrevista, que varias veces tuvo que ponerse colchonetas encima de su cuerpo para que no le cayeran las balas que se cruzaban entre ambos bandos.

También me gustaría que la misma periodista conociera a la profesora Luz María Colón, quien perdió su ojo derecho por culpa de una esquirla de granada cuando protegía a sus estudiantes en la escuela de la Vereda de Buenos Aires en el Departamento del Cauca, un su relato, un pelotón del ejercito entró a la escuela y la utilizó de trinchera y refugio, mientras libraba un combate con un frente guerrillero, y como no mencionar al soldado Antonio de Jesús Vásquez quien quedó en silla de ruedas después de que una bala le atravesara su columna, fue al ejercito porque necesitaba unos ingresos para sostener su casa, quizás no tuvo los lujos ni las oportunidades de la analista política María Isabel.

Esta es la guerra, librada en territorio rural alejado de nuestro entorno urbano. Qué fácil es pedirla, que fácil es mandar otros a pelearla, que fácil es predicarla desde los lujosos clubes de Bogotá, desde los apartamentos en zonas exclusivas tomando wiskey, que otros sufran ese horror, mientras no nos toque que nos va importar finalmente.

Prefiero una paz imperfecta, porque finalmente no existe paz perfecta, como si existen guerras eternas. Me quedo con las Farc-Ep haciendo política, que con las Farc-Ep echando bala.

Pd: Estas fueron las declaraciones del Innombrable Expresidente Álvaro Uribe “Hasta mejor sería tenerlos allá (paramilitares en Venezuela) a ver si salimos de esa tiranía de Maduro”, No me sorprenden estas declaraciones, finalmente esa es la línea política del innombrable: mentira, terror, odio, y homicidio. Y Creer que todavía existe gente que lo sigue, definitivamente idiotas útiles.

Abogado y Analista Político, Especialista en Derecho Constitucional, Candidato a Magister en Derecho Administrativo, Docente Universitario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*