¡SE REQUIERE UNA PAZ COMPLETA, YA!

Opinión Por

Y el ELN, lo hizo de nuevo.

Con la existencia de un nuevo paro armado en el país, el ELN ha demostrado, de nuevo, un punto relevante: que aún tiene el poder suficiente para controlar una vasta porción del territorio nacional.

Las consecuencias de esta demostración de fuerza son varias.

Lo primero, este paro armado demuestra la debilidad del partido de la seguridad democrática, que con 18 meses en el  Gobierno Nacional, tan sólo se ha dedicado a perseguir a consumidores recreativos de drogas y a campesinados dedicados a la producción de los cultivos ilegales, sin atacar las redes de abastecimiento de los insumos para la producción de las mismas, ni las redes de financiación y lavados de los activos destinados para dicha actividad y mucho menos a combatir de manera certera a las insurgencias activas.

Segundo, el paro armado, con especial incidencia en el Catatumbo, ha demostrado que el ELN tiene todavía un gran poder de persuasión y de control territorial, es decir, que dicha insurgencia todavía mantiene el poder de suplantar funciones básicas del Estado en territorios periféricos.

Menos mal el Estado, hoy por hoy, lo gobierna el partido de la confianza inversionista… ¿qué tal si no?

Tercero, el paro armado del ELN, demuestra lo semifallido que ha sido la acción gubernamental para garantizar que los exinsurgentes desmovilizados en virtud del Acuerdo del Teatro Colón vayan a alimentar las filas de insurgencia, como se ha demostrado en sendos estudios.

Ante esta realidad, se hace más que evidente la urgencia de retomar la agenda que se desprende del Acuerdo de Diálogos para la Paz de Colombia de marzo de 2016, suscrita entre el Gobierno Nacional y el ELN, ya que la promesa de combate al terrorismo dada por el Gobierno Nacional luego del atentado a la Escuela de Policía Francisco de Paula Santander en enero de 2019, ha quedado en la nada, ante el accionar del ELN.

Aunque pareciera que el acuerdo de Paz entre el Estado Colombiano en cabeza del Gobierno Santos y las FARC no ha tenido la mejor implementación y ha generado serias dudas sobre su futuro, este “mal acuerdo” como lo llaman los militantes furibundos del partido de Gobierno, ha demostrado que es mucho mejor que las acciones del mismo ante los actos terroristas en ciudades y sobre todo en los campos colombianos.

El Catatumbo, Arauca, Cauca, Colombia requiere una #PazCompletaYa, sin excusas como las de afirmar que “el ELN se sigue alejando de la paz”, sin dilaciones, ni mecánica oportunista electoral.

Ojalá el Partido de la Seguridad Democrática, cumpla su promesa de “pacificación” a no ser que la ingenuidad del Presidente se lleve por delante la misma.

Zootecnista Universidad Nacional de Colombia, Candidato a Magíster en Producción Animal de la Universidad Nacional. Coordinador Nacional para asuntos de Paz de la Organización Nacional de Juventudes Liberales 2014-2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*