Sueño Liberal

Opinión Por

De la actual bancada de 17 senadores electos en 2014 por el Partido Liberal Colombiano, sólo tres son mujeres: Arleth Casado Vivianne Morales y Sofía Gaviria, mujeres que a diferencia de las senadoras del Centro Democrático, no deben sus votos a la figura de un hombre que es cabeza de una lista cerrada, sino a su propia labor.

En 2010, Arleth Casado obtuvo la cuarta votación más alta en el país, en las elecciones para el Senado de la República y la más alta del Partido Liberal y a pesar de que para 2014, obtuvo la mitad de esa votación, no hay duda de que sigue siendo la baronesa de Córdoba.

También en 2010, Vivianne Morales ocupaba el puesto de Fiscal General de la Nación, siendo la primera mujer en ostentar dicho cargo, con lo cual sumaba un alto cargo más a su carrera política, iniciada en el año en que se formuló la actual Constitución Política que tenemos. Para 2014, obtuvo una curul por el Partido con el que llegó a ser por segunda vez, Representante a la Cámara por Bogotá en 1994.

De las tres, la que recién se estrena es Sofía Gaviria Correa que con 36 mil votos obtuvo el último escaño que le correspondió al Partido Liberal en 2014, luego de obtener amplia experiencia a nivel internacional en temas relacionados con Derechos Humanos.

Pero no sólo es la manera en que lucharon sus votos sino lo que han hecho con la curul lo que hace que estas mujeres sean verdaderas lideresas de un liberalismo que parece a veces naufragar.

El proyecto de ley de honores por el sesquicentenario de la Universidad Nacional de Colombia, el proyecto de ley por la cual se crea el sistema nacional para la seguridad alimentaria y nutricional, el proyecto de ley para establecer el agua como derecho humano, el proyecto de ley por medio del cual se regula el derecho fundamental a la objeción de conciencia, el proyecto de ley que restablecería la obligatoriedad de la cátedra de historia, entre otros, son algunos ejemplos de que éstas mujeres, de lejos llegaron al Congreso, no en coche, sino con propuestas liberales.

Porque sí, estas mujeres a pesar de la discriminación de la que son víctimas, han llevado  al límite la máxima de Luis Eduardo Nieto Caballero: “Liberalismo es libre examen. Todo, absolutamente todo, es respetable, como obedezca a una convicción, sea producto de una sinceridad, indique un raciocinio.”

Y creo que cada discurso que tienen las senadoras, dentro de las cuales hay una precandidata presidencial, cosa que hace muchos años no sucedía en el Partido de las Libertades, no sólo es producto de su propia convicción y sinceridad, sino que no son palabras que hagan eco o sean una caja de resonancia del discurso de un macho que las determine.

Por ello mi #SueñoLiberal es que algún día le reconozcamos a éstas tres mujeres no sólo su valor como mujeres que hacen política en un país de machos-varones-masculinos, sino que son liberales en un país de patriarcas conservadores.

Zootecnista Universidad Nacional de Colombia, Candidato a Magíster en Producción Animal de la Universidad Nacional. Coordinador Nacional para asuntos de Paz de la Organización Nacional de Juventudes Liberales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*