Terminar vencido

Opinión Por

Nuestro país atraviesa un periodo nefasto producto de la ausencia de liderazgo en la Casa de Nariño, tenemos un Presidente que más bien parece un animador de reuniones sociales que jefe de estado. En su pasado como Senador se oponía a llamar ley de financiamiento a reformas tributarias que en vez de castigar a evasores y poner en cintura a los grandes contribuyentes lo que pretende es estrangular aún más a la clase media, pretender gravar con IVA los productos de la canasta familiar donde aún siguen muriendo niños de hambre es un acto cruel e infame, siendo hoy el gobierno que preside el gran impulsor de la ya mencionada ley.

Pero lo que me ha motivado a volver a publicar es la bochornosa administración del señor Néstor Humberto Martínez como fiscal general de la nación, desde que asumió el cargo se enfocó en perseguir a quienes no querían acompañar cierta candidatura presidencial, mientras a su vez protege los intereses del grupo aval de quien fuera su abogado.

A Cartagena ha llegado rimbombante y pomposo a anunciar que por fin acabaría con la corrupción, que los responsables tendrían su respectivo castigo de acuerdo a lo establecido en la ley. Eso quedo en nada, junto al señor Procurador mantienen a Cartagena en una crisis de gobernabilidad por estar defendiendo no los intereses del constituyente primario sino los de aquellos que según gracias a su liderazgo e innovación generan empresa en la ciudad, primero fue con Manuel Vicente Duque, un proceso judicial que está herido de muerte, la montaña parió un ratoncito, tanto despliegue mediático para que un año después y pasadas las elecciones presidenciales Manolo saliera libre por vencimiento de términos, quiere decir que la fiscalía no tiene los suficientes elementos materiales probatorios con qué llegar a un juicio, lo mismo el caso de los concejales y el de Liliana Campos mejor conocida como Madame. Libertad por vencimiento de términos en un caso tan trascendental para Cartagena es una real vergüenza, desde el punto de vista humano celebro que los procesados hayan vuelto al seno de sus familias, pero insisto que el señor Fiscal tiene mucho que explicarle a Cartagena.

Mención aparte merece el Señor Procurador quien atendiendo el llamado de los gremios ha hecho todo lo imposible para desconocer la voluntad del pueblo Cartagenero al elegir a Quinto Guerra y no obstante vaya uno a saber quien está detrás de la demanda de nulidad del decreto que nombró a Pedrito Pereira como alcalde encargado. Hay grupos sociales y económicos que no gozan de popularidad suficiente para ganarse en las urnas la Alcaldía de Cartagena, por eso usan su poder económico e influencias para generar problemas y vender la solución, queriendo imponer un gobierno gerencial, teniendo la ciudad más de doscientas cincuenta mil razones para entender lo perjudicial de estos gobiernos.

Será que los Cartageneros que recientemente festejamos la independencia de nuestra ciudad no vamos a tributar a Pedro Romero como debe ser  y levantarnos contra el establecimiento cachaco que nos quiere gobernar desde las frías oficinas de la capital, amanecerá y veremos.

El Señor Fiscal además de tener a Cartagena como su cortina de humo ante la incapacidad de llevar las riendas del ente acusador, está inmerso en el escándalo mas grande  de corrupción no solo de nuestro país sino de América Latina, donde por menos han renunciado presidentes y altos funcionarios. Pareciera que Colombia la realidad estaría superando la ficción que nos presenta Netflix en series como House of cards, Designated Survivor e Ingorbernable, el caso de la familia Pizano deja mucho que pensar, creo que ni en la mente de Francis Underwood se habría contemplado tanta impunidad.

Parafraseando a un amigo diputado de Bolívar, Señor Fiscal nosotros estudiamos en nuestra universidad ¡Respete! Y desde las compuertas del Canal del Dique en honor a la dignidad del cargo que ostenta le digo estimado Néstor Humberto ¡Renuncie!.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*