UN LIDERAZGO QUE NO PODEMOS PERDER

Opinión Por

La época dorada de la caficultura colombiana, siendo segundo productor mundial y girando la economía de este país alrededor del grano, quedó en el pasado. Sin embargo, nadie puede negar la importancia del café que se encuentra en 22 departamentos, 550 mil familias dedicadas a esta actividad y con 900 mil hectáreas cultivadas.

El “Gran Foro Cafetero de Pitalito”, se convirtió en escenario perfecto para reflexionar sobre la situación de la caficultura en general, y para el caso del Huila, la oportunidad de trazar un punto claro que nos permita seguir teniendo el honroso primer lugar en producción y calidad del grano.

Al revisar la estadística de la Federación, encontramos que a nivel nacional las cifras son positivas, no siendo lo mismo las del departamento, que por efectos de la temporada invernal -entre otros factores- son negativas y por lo mismo merecen de toda la atención del gremio y de las autoridades del orden departamental. Mientras en marzo la producción nacional fue de 1’020.000 sacos de 60 kilogramos, representando un incremento de 8,1% frente a los 944.000 producidos en el mismo mes de 2016, en el Huila por el contrario pasó de 378.000 sacos durante el primer trimestre de 2016, a 304.000 durante el mismo periodo del 2017, una preocupante reducción del 23% que nos obliga actuar para mantener ese liderazgo que anhela recuperar el todopoderoso Antioquia que cuenta con todo el apoyo oficial. 

Acá hay que reconocer que las lluvias tienen mucho que ver en esta reducción. Pero tenemos la imperiosa necesidad de renovar cerca de 17.000 hectáreas y para ello el Comité Departamental, con el apoyo de la Federación, ya tienen un plan que inicia con 3.000 este año.

La Federación Nacional  tiene la meta de producir 20 millones de sacos en 2020, para lo cual necesita pasar de una producción de 18 sacos por hectárea -como sucede en la actualidad- a 22 sacos y esto solo se logra renovando cafetales.

El Huila tiene todo para consolidarse como el primer productor: unos caficultores tecnificados que conocen del negocio. Fueron los nuestros quienes después del desastre finalizando el siglo veinte, donde la propia Federación pagaba un millón de pesos por hectárea que tumbaran de café,  entendieron que de las crisis salen las oportunidades, y fue cuando con asociatividad aparece el nuevo ‘eje cafetero del sur del país’, donde el Huila es su líder. Hoy con mayor valor agregado, donde las cooperativas son nuestras grandes comercializadoras, un buen nivel de la industria de la trilla y el pequeño productor en punta, no puede haber duda de que la caficultura del Huila estará a la vanguardia por siempre. Requiere sí del apoyo de la Gobernación en el plan de acción dispuesto en el Congreso de Pitalito. No es explicable que en el 2016 ningún convenio entre el ente departamental y el comité gremial se haya concretado.

Nuestra caficultura se mantendrá con creces.

Abogado de la Universidad Libre, especializado en Ciencias Políticas y Derechos Administrativo. Fue Juez, Alcalde de Rivera, es Exgerente del INCORA, Exministro de Agricultura, Exgobernador del Huila, y actualmente Senador por el Partido Liberal.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*