Un plan de desarrollo que privilegia la regionalización y el desarrollo sostenible

Opinión Por

El Plan Nacional de Desarrollo que acaba de ser presentado por el presidente Iván Duque al Congreso de la República, tiene dos características muy importantes: está apuntándole al cumplimiento de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS y a realizar inversiones privilegiando los alcances e impactos de carácter regional.

Los ODS son una agenda de desarrollo que tiende a destacar el bienestar humano y a impulsar el desarrollo de las naciones a través de mejores infraestructuras físicas, modernización tecnológica y un mercado mundial más justo.
Las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles se podrán alcanzar en Colombia si se logra empoderar a las regiones para estos sean vinculados a los planes de desarrollo y se financien en la ejecución del presupuesto.

El mensaje del gobierno Duque es que las regiones podrán contar con apoyo económico, siempre y cuando sus proyectos estén apuntando a que los compromisos de Colombia frente a los ODS se cumplan.

La otra característica del Plan Nacional de Desarrollo es que las inversiones serán esencialmente de carácter regional, buscando solucionar problemas comunes de varios departamentos en temas tan sustanciales como las vías de comunicación, el transporte, la protección ambiental y el turismo. Este es un primer paso que da el gobierno central en lograr el viejo propósito de transformar el modelo geopolítico existente basado en departamentos, para pasar a uno de tipo Regional, en el que los temas centrales de su actuación sean los de planeación y la asistencia técnica, mientras que la inversión quedará en cabeza directamente de los municipios.

A los departamentos, en este Plan de Desarrollo, se les respeta, como es obvio, los tradicionales recursos provenientes del Sistema General de Participaciones, aunque se enfrentan a la posibilidad de un cambio en el sistema de regalías, lo que afectaría la ejecución de proyectos de tipo local.

Es evidente que la estructura político-administrativa de los departamentos se sigue marchitando por falta de nuevas fuentes de recursos, pues las existentes, en general, están basadas en rentas cedidas por el gobierno nacional, relacionadas con cigarrillos, licores y juegos de azar.

En todo este marco, las Regiones Administrativas de Planeación tienen un papel muy preponderante en el Plan de Desarrollo, que sin duda será un referente para que en un futuro no muy lejano se creen las Regiones de Entidades Territoriales, que contarán con funciones administrativas, presupuestos autónomos y elegirán un gobernador y una asamblea.

Los candidatos a alcaldías y gobernaciones, cuyas elecciones serán el 27 de octubre de 2019, tienen la necesidad de ajustar sus discursos en dirección a hacerlos compatibles con el Plan Nacional de Desarrollo, y esto implica que sus programas de gobierno deben sustentarse en los ODS y las alianzas regionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*