¿Por qué es tan importante la regulación a las farmacéuticas?

Análisis Por

Los laboratorios Abbott y Bayer se encuentran inconformes con la medida del Ministro de Salud Alejandro Gaviria de regular los precios de los anticonceptivos. Una batalla gigante del ministro que busca precios justos, al menos a comparación de otros países donde se venden estos mismos productos.

La Embajada de Estados Unidos y el Consejo de Empresas Americanas, además de otras asociaciones farmacéuticas, presentaron sus respectivas cartas ante el ministro, por un lado, dando a entender que es un obstáculo en las buenas relaciones que han tenido Colombia y Estados Unidos, y por el otro quejándose pues son Abbott y Bayer los más afectados en la venta de un mercado que ellos lideran en Colombia.

La gran duda sobre dichos costos nace de la base de las ganancias y condiciones del mercado en general sobre la cual operan, pero además sobre el interés de que un producto tan importante de uso femenino sea de un precio desproporcionalmente alto a comparación de otros países donde las condiciones de mercado sean similares.

Precios que no han parado de subir

Primero, en el registro de precios que hizo el Ministerio de Salud, se demostró que los precios de los anticonceptivos como Yaxibelle, no han parado de subir en los últimos años, del 2017 al 2018 aumentó un 21% su valor, es decir de 39 mil a 47 mil, y de seguir, así como en los años anteriores seguiría subiendo para 2019.

Segundo, el comparativo en pesos de lo que se paga por anticonceptivos en Colombia a otros países es significativo: por MIRENA de 52 mg, en Colombia se paga 484 mil, mientras en el Reino Unido se paga 344 mil, y en México 274 mil.

Por SIBILLA de 2 mg o cápsula x 21 se paga en Colombia 56 mil, mientras en Ecuador solo 18 mil, en Perú 12 mil, y en España 11 mil.

¿Por qué en Colombia se pagaría más? De no existir una regulación los precios de un mercado que dos empresas dominan con el 71% de la participación, haría que estos siguieran subiendo, y según el ministro de Salud “De manera enfática seguiremos defendiendo en todas las instancias la política de regulación de precios de medicamentos que es fundamental para garantizar la sostenibilidad del sistema de salud y para garantizar precios justos de algunos medicamentos en nuestro país”

Pero hay más que regulación de precios

Evidentemente, el poder de las farmaceuticas no es menor, tanto en su capacidad de hacer Lobby político, como de influir a través de los canales oficiales del gobierno de los Estados Unidos, movimientos válidos y comunes en la forma como batallan el gobierno y los privados.

Un fuerte dilema se presenta en los “obsequios” que dichas empresas entregan a Universidades, Médicos, Periodistas o EPS. Y por eso el ministro Gaviria anunció que todos estos obsequios deberán ser reportados, dicha resolución busca: “La resolución de transferencias de valor está basada en buenas prácticas internacionales que buscan revelar estas formas legítimas, pero que deben ser de conocimiento público, sobre cómo las compañías farmacéuticas se relacionan con prescriptores, investigadores y científicos”

El 85% de los recursos de la salud en Colombia son públicos, y lo que ocurre entre la industria farmacéutica y sus grupos de interés, es importante para el manejo de esos recursos para los costos del mismo sistema, y para los costos que representa a los consumidores finales.

El ministro Gaviria se enfrenta a un grupo de alto poder, pero además a un debate gigante que incluye los intereses de un aliado como Estados Unidos, ¿Se mantendrá esa posición en el nuevo gobierno?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*